Madre del Redentor, virgen fecunda

Madre del Redentor, virgen fecunda, 
puerta del cielo siempre abierta, 
estrella del mar, 
ven a librar al pueblo que tropieza 
y quiere levantarse. 

Ante la admiración de cielo y tierra, 
engendraste a tu santo Creador, 
y permaneces siempre virgen. 

Recibe el saludo del ángel Gabriel, 
y ten piedad de nosotros, pecadores.